Como se reparten los bienes en un divorcio

Los regímenes económicos matrimoniales: gananciales y separación de bienes

La manera de repartir los bienes del matrimonio en un procedimiento de divorcio depende principalmente del régimen matrimonial elegido:
  • Gananciales: como norma general, los bienes adquiridos (inmuebles, vehículos, dinero, etc.) a lo largo de la duración del matrimonio pertenecen a ambos cónyuges. Los bienes anteriores al mismo son privativos de cada cónyuge. La liquidación de la sociedad de gananciales sólo podrá realizarse de manera conjunta al divorcio en los procedimientos de mutuo acuerdo, constando en el convenio regulador del mismo. En un contencioso será necesario iniciar un proceso nuevo tras la finalización del divorcio. El primer paso consite en inventariar los bienes y cargas del matrimonio, realizando una valoración de cada uno de ellos. A continuación se dividen en dos lotes iguales y se asignan a los excónyuges. Si esto no fuera posible, el que reciba el lote de mayor valor debe compensar a la otra parte por la diferencia.
  • Separación de bienes: los bienes previos a la celebración del matrimonio y aquellos que se adquieran durante la duración de éste son privativos de cada cónyuge, es decir, pertenecen a quien los adquirió.
La repartición es por tanto más sencilla cuando nos encontramos ante un régimen de separación de bienes puesto que previamente se determinaron las propiedades de cada uno de los cónyuges. No obstante hay que tener en cuenta que seguirá siendo necesario demostrar la propiedad de los que adquirieron durante el periodo matrimonial o llegar a un acuerdo sobre su asignación.

Valoraciones: 

4.94737
Promedio: 4.9 (19 votos)